Suicidio en Primavera | MGH Clay Center

Suicidio en Primavera: ¿Una Combi-nación (Im)probable?

People attempt suicide and die more often by suicide far more often in the springtime, contrary to the belief that winter is the harsher season.

By , and

Posted in: Hot Topics, Teenagers, Young Adults

Topics: Depression, En Español, Mental Illness + Psychiatric Disorders

Todos sabemos que los intentos de suicidio, la ideación suicida e incluso la tragedia de morirse por suicidio aumentan durante los días festivos de invierno.

Es algo que damos por hecho. Está en toda la prensa, está en la cultura popular. Es la fuerza impulsora detrás de la gran desesperación que se entrevé tanto en películas como ‘A Christmas Carol’ o ‘It’s a Wonderful Life.’

Sin embargo estas ideas no son ciertas.

Las personas intentan suicidarse y mueren por suicidio mucho más a menudo durante la primavera. Esto es algo que se sabe desde hace más de 50 años.

“Abril es el mes más cruel”, nos dice T.S. Eliot en ‘The Waste Land.’ Su descripción del renacimiento de la primavera como un paisaje emocional desolado es más precisa de lo que muchos de nosotros creemos.

Aún así, pregúntele usted a cualquiera que trabaje en salud mental. Pregúntele a cualquiera que trabaje en una sala de emergencias. Pregúntale a cualquiera que padezca un síndrome psiquiátrico. En contra del pensar popular, las cosas tienden a calmarse emocionalmente en diciembre y, en cambio, se vuelven muy, muy difíciles justo cuando los tulipanes comienzan a florecer.

Obviamente, el suicidio es preocupante en cualquier época del año. Si alguien dice que ya no le vale la pena seguir viviendo, no vamos a ignorar este sentimiento solo porque lo exprese durante los meses de invierno. Pero, así como nos preocupamos más por el asma durante las estaciones en las que aumenta el polen, nos corresponde estar más atentos a los pensamientos y comportamientos suicidas a medida que la estación cambia de fría a cálida. De hecho, este parece ser el caso especialmente en áreas donde las estaciones son más pronunciadas. Hay algo en todo ese cambio que nos da alegría pero sin embargo también nos causa muchos problemas.

¿Qué está ocurriendo?

Los expertos no están del todo seguros. Sin embargo hay algunas teorías bastante convincentes. Uno de las más citadas es el aumento de la conducta maníaca en primavera. Esta noción sugiere que la activación del estado de ánimo provocada por un clima más cálido provoca el desarrollo de un comportamiento más autodestructivo. Ciertamente hay evidencia de que el trastorno bipolar empeora en esta época del año.

Aún así, existen otras teorías menos consideradas pero potencialmente más convincentes para explicar estos fenómenos inesperados.

Se Trata de Conexión

Si vives en un lugar con un invierno duro, piensa en cómo te sientes en esos días oscuros y fríos. ¿Quieres hacer ejercicio? ¿Quieres salir a cenar con amigos? ¿Quieres estar con cualquier persona?

Algunos de ustedes lo hacen, pero resulta que para muchas personas, tanto con síndromes psiquiátricos como sin ellos, el invierno provoca una especie de hibernación emocional. Nos encerramos, nos damos atracones de Netflix, corremos del carro a la oficina y de ahí a nuestras casas. Dormimos más. Normalmente no interactuamos tanto con los demás cuando los días son fríos y sombríos.

La presión para interactuar socialmente aumenta dramáticamente a medida que el clima se calienta. Según estudios hechos en países desarrollados, este efecto parece estar aún más pronunciado en áreas rurales. Desde una perspectiva social, esto parece tener sentido. Durante el invierno, no hay cultivos para sembrar, no hay plantas para cosechar. Pero, cuando empieza  la primavera y es hora de ir a la ciudad, comprar suministros y eventualmente llevar lo que uno o una cultiva o cría al mercado, se exige un nivel de compromiso social que puede, para muchos, ser una fuente de estrés importante.

De hecho, el comportamiento suicida en primavera y verano podría provenir directamente del potencial que ofrecen las interacciones sociales que pueden crear una sensación de decepción en la persona. El pensamiento suicida surge, por tanto, del dolor proveniente de la desconexión social precisamente cuando es más posible establecer esas conexiones.

De hecho, un estudio interesante de control hecho en Austria mostró que los reclusos en el sistema penal austriaco no tenían un aumento perceptible en el comportamiento suicida de una temporada a otra. En este caso, si decidiéramos aceptar la teoría social del aumento de suicidios en primavera, los hallazgos de este estudio tienen sentido. Independientemente del clima, las interacciones sociales de los reclusos son supervisadas estrictamente y en gran medida, están desvinculadas de las estaciones.

Pero sin embargo uno se pregunta: ¿Son estas teorías sociales las únicas que explican el problema?

Está en el Aire

Piense en ese momento maravilloso cuando las hojas de las ramas que alguna vez estuvieron desnudas se vuelven nacientes y suaves. Inhale profundamente la tormenta de polvo de polen amarillo fluorescente mientras se desprenden de los pinos cada vez más fértiles, y se deslicen flotando como un nube hacia abajo.

Solo mire usted a su alrededor si vive en un lugar donde la primavera se ve de forma algo diferente del invierno. Hay flores e inhaladores por igual, floreciendo con igual exuberancia. La primavera es una época de fertilidad pero también de picor de ojos. En otras palabras, es un momento en que aumenta la inflamación fisiológica.

Según la Fundación de Asma y Alergia de América, alrededor de 50 millones de estadounidenses sufren alergias cuando salen afuera. Eso significa que alrededor de 40 millones de estadounidenses experimentan sibilancias, ronchas y secreción nasal que acompañan a los cambios que ocurren cuando uno sale de un edificio y entra al aire libre, y estos cambios son más pronunciados en la primavera. Aún más importante, estos síntomas alérgicos son marcadores potentes de inflamación. Son la respuesta inmunológica del cuerpo a los irritantes.

Durante mucho tiempo se han hecho asociaciones entre los trastornos del estado de ánimo y la inflamación. Inyectar a los animales con agentes inflamatorios hace que esos animales se preocupen menos por sí mismos. El tratamiento de pacientes con medicamentos que aumentan deliberadamente la inflamación (interferón para la hepatitis C, por ejemplo) se asocia a un riesgo muy alto de depresión e ideación suicida. Por lo tanto, tiene sentido que otra teoría predominante sobre el riesgo de suicidio, es que el clima más cálido involucre una mayor tasa de respuestas inflamatorias que infligen los alergenos durante la temporada.

También hay buena investigación que respalda estas afirmaciones. Un estudio reciente mostró que la tasa de suicidio aumentó significativamente cuando aumentó el recuento de polen. Otros estudios han demostrado que la depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño son mayores en las familias que sufren secreción nasal provocada por alergias.

Por último, señalar que hay estudios que sugieren que la mala calidad del aire, un efecto ambiental del clima más cálido, aumenta la probabilidad de depresión y comportamiento suicida. Nuevamente, se piensa que el aumento de partículas en el aire desencadena respuestas inflamatorias que provocan un empeoramiento del estado de ánimo.

Conclusiones

No estoy tratando de menospreciar la primavera. Dios sabe que los inviernos son duros.

Pero también queremos lograr dos cosas con este artículo:

  • Nos encantaría que se desafiara el mito de que el invierno es la peor estación para el comportamiento suicida. Simplemente no lo es, y realmente nunca lo ha sido según la investigación. La Fundación Annenberg hizo una súplica apasionada en 2010 para que, como sociedad, nos alejemos de esta noción equivocada.
  • A la vez, me gustaría recordarles a todos que la primavera trae consigo sus propios riesgos psiquiátricos y que, en la medida de lo posible, debemos estar más atentos a las conductas suicidas durante los meses más cá

Lo más importante, y quizás el mensaje final de esta publicación es que sin importar la temporada, debe tener cuidado con los problemas relacionados con el suicidio. La autolesión es una amenaza importante para la salud pública durante todo el año. Si usted está preocupada o preocupado por alguien, pregúntele a la persona que le preocupe. No se arrepentirá, y podría salvar una vida.

Share on Social Media

Was this post helpful?

Fernando Espi Forcen, MD, PhD

Fernando Espi Forcen, MD, PhD

Dr. Fernando Espi Forcen was born and raised in Spain and graduated from Medical School at the University of Murcia. At the University of Murcia, he also earned and was awarded best PhD by the health science program for the 2015-16 academic years for...

To read full bio click here.

Steven Schlozman, MD

Steven Schlozman, MD

Steven Schlozman, MD, is an assistant professor of psychiatry at Harvard Medical School (HMS), course director of the psychopathology class for the MIT-HMS Program in Health, Sciences and Technology, and former co-director of the Clay Center for Youn...

To read full bio click here.

Gene Beresin

Gene Beresin, Executive Director

Gene Beresin, MD, MA is executive director of The MGH Clay Center for Young Healthy Minds, and a staff child and adolescent psychiatrist at Massachusetts General Hospital. He is also...

To learn more about Gene, or to contact him directly, please see Our Team.