Desordenes del Juego | MGH Clay Center for Young Healthy Minds

Desordenes del Juego

person holding game controller in-front of television

By

Posted in: Grade School, Hot Topics, Parenting Concerns, Teenagers, Young Adults

Topics: Addiction & Substance Use, Culture + Society, En Español, Mental Illness + Psychiatric Disorders

“Él está jugando juegos todo el tiempo. ¡Cada oportunidad que tenga! Desde el momento en que llega a casa hasta la hora de acostarse, está en su habitación con esa computadora. Y casi no pasa tiempo con la familia. ¿Es adicto? Estoy realmente preocupado.

No puedo decirles cuántas veces he escuchado esta o alguna variación de esta queja de los padres.

No hay duda de que los videojuegos son increíblemente populares. Muchos padres se preocupan por la violencia que contienen. Otros se preocupan por cómo el juego puede interferir con el tiempo de interacción cara a cara que podría tener con sus compañeros, mientras que otros se preocupan por quitarle tiempo al trabajo académico y a pasatiempos más productivos como la lectura, los deportes o las actividades artísticas.

Trastorno de juego: ¿Qué es?

La preocupación por la adicción a los videojuegos ha sido revisada por la Organización Mundial de la Salud, quien produce la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD). En su undécima edición, aprobada el 25 de mayo de 2019, incluyen el Trastorno de Juego. Se considera una “adicción”, muy parecida a la adicción al juego.

Para calificar para un trastorno, uno debe tener 5 o más de los siguientes comportamientos, según lo propuesto por el Manual de Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) de los Estados Unidos:

  • Preocupación por los juegos el individuo piensa en jugar o espera ansiosamente jugar, hasta el punto que el juego se convertirte en la actividad dominante de la vida diaria.
  • Síntomas de Abstinencia – cuando se le quita (el juego), el individuo se torna irritable, triste o ansioso.
  • Desarrollo de Tolerancia – el individuo desarrolla la necesidad de pasar cada vez mayor cantidad de tiempo jugando.
  • Pérdida de control – intentos fallidos de controlar la preocupación por el juego.
  • Uso continuo – uso excesivo (del juego) a pesar de estar consciente que este causa problemas en otras áreas de la vida.
  • Engañar a otros – miembros de la familia, terapeutas u otros sobre la cantidad de tiempo dedicada al juego.
  • Utilización del juego como escape – para aliviar un estado de ánimo negativo.
  • Reducción en sus intereses – pérdida de interes en pasatiempos anteriores u otras formas de entretenimiento.
  • Oportunidades arriesgadas ó perdidas – riesgo o pérdida de una relación significativa, trabajo u otra oportunidad debido al juego.

De interés, es que el DSM-5 ha notado que estos comportamientos son dignos de futuros estudios en el contexto del trastorno del juego por Internet, específicamente, pero no se ha señalado formalmente como un trastorno psiquiátrico. Una razón por la cual la APA no incluye actualmente la adicción a los juegos por Internet como un trastorno está relacionada con un estudio reciente de casi 19,000 adultos jóvenes de entre 18 y 24 años de los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Alemania, que incluyó una lista síntomas reportados por los participantes. Todos los participantes jugaban juegos por internet. Un poco más de dos adultos jóvenes de cada 100 informaron al menos 5 de los comportamientos mencionados y menos de uno de cada 100 dijeron que estaban angustiados por ello.

Entonces, si esto es un desorden real, es un desorden bastante raro. Hay muy pocos otros estudios que analicen el juego problemático con métodos consistentes. Esta fue una razón para el escepticismo de que es una adicción mayor.

Otros también han señalado que los criterios pueden ser engañosos. Si jugar un juego es un escape del estrés, tal vez esto no sea tan malo. Y si es un interés serio, ¿en qué se diferencia de un niño o un adulto joven que está obsesionado con leer ciencia ficción o tocar el piano con exclusión de otras actividades? Y para otros niños, ¿qué pasa si jugar juegos es una parte clave para mantener relaciones con sus compañeros? ¿Se opondrían muchos padres si su hijo adolescente estuviera obsesionado con el ajedrez o el fútbol de fantasía? Tal vez no. Parece que hay un sesgo de muchos de que la inmersión en el mundo de los videojuegos es de alguna manera una actividad “mala” o una pérdida de tiempo en comparación con otros tipos de actividades.

Pero aparte de debatir los pros y los contras de los videojuegos frente a otras actividades, y aparte de la relativa poca frecuencia del trastorno propuesto, si es su hijo, es un problema.

¿Qué pueden hacer los padres?

1. Busque los comportamientos enumerados a continuación. Si su hijo:

  • juega de una manera que es excesiva;
  • su trabajo académico va en declive;
  • está pegado a la pantalla (teléfono, tableta, computadora) con exclusión de familiares y amigos;
  • ha limitado otras actividades;
  • no dice la verdad sobre el tiempo que se pasa jugando en la noche (muchos jugadores en línea, especialmente jugando con niños en el extranjero, juegan después de la medianoche);
  • se niega a hacer un viaje familiar o ir de vacaciones de verano porque eso le quitaría tiempo al juego;

¡Houston, tenemos un problema!

2. El problema puede no ser tan simple como un trastorno del juego. Si su hijo juega de una manera que interfiere con las áreas sociales y académicas normales, puede ser un síntoma de otro problema como depresión, ansiedad, TDAH, otro trastorno de aprendizaje, trastorno de estrés postraumático por acoso u otro trastorno psiquiátrico.

3. Inicie una conversación. Comience con preguntas abiertas sobre su interés sobre qué juegos está jugando su hijo, qué lo hace tan divertido y qué tan avanzado está. ¡Tenga cuidado de que no suene como un interrogatorio! La mayoría de los niños percibirán este tipo de preguntas de esa manera, y asumirán que su objetivo es obtener municiones para que dejen de jugar. Intente tener una mente abierta y sea genuinamente curioso.

4. Juegue con su hijo. Sé que puede no ser divertido para usted. La mayoría de los padres nunca han jugado videojuegos con sus hijos ni los han visto jugar. Pocos conocen el contenido, las habilidades necesarias o los objetivos de los juegos, pero no hay mejor manera de interactuar con su hijo en esta área de su vida que sentarse y simplemente jugar. No solo demostrará su comprensión y aceptación del interés, sino que permitirá conversaciones más sinceras sobre el impacto del juego en la vida de su hijo.

Esto puede ser extremo, pero solo para reír, aquí hay un ejemplo de “Saturday Night Live” en “Fortnite”:

5. Vaya a sitios en línea para obtener más información. Si desea conocer el contenido de un juego en particular, o más signos y síntomas de problemas de juego, hay algunos sitios en línea excelentes para visitar, como Common Sense Media.

6. Establezca límites razonables. Si decide que ya es suficiente, es posible que desee establecer límites en la cantidad de tiempo de juego. No existe una regla establecida para esto y depende de la situación de su familia. Por ejemplo, si su hijo es un excelente estudiante, juega un deporte universitario y tiene una vida social activa, ¿tiene sentido limitar el tiempo frente a la pantalla? Probablemente no. Pero si su hijo está fallando en muchas actividades normales y de rutina, pero juega excesivamente, es posible que deba establecer reglas claras. De hecho, las pautas claras para todo uso de medios digitales (juegos, mensajes de texto, navegación en sitios web y más) deben estar abiertas a discusión y establecidas en todas las familias, ¡tanto para niños como para padres!

7. Hable con amigos o familiares que tengan niños que juegan videojuegos. Hablar con otros siempre es útil para ver cómo su hijo se compara con otros que están jugando. Por supuesto, cada niño es diferente y puede jugar por diferentes razones, pero si puede poner sus miedos en perspectiva, puede ser muy útil ver si su niño está fuera de la norma y necesita apoyo, o es más típico de lo que usted creía en términos de su comportamiento. ¡Nunca se preocupe solo!

8. Finalmente, si está muy preocupado, obtenga una evaluación psiquiátrica. Una vez que haya determinado que su hijo está jugando de manera obsesiva y extensa, y esté preocupado por otro trastorno psiquiátrico subyacente, no tiene nada de malo hablar con su pediatra de atención primaria y obtener una referencia para un psicólogo o psiquiatra de niños y adolescentes para evaluar a su hijo.

Estamos viviendo en una nueva era digital. Ninguno de nosotros ha aprendido cómo podemos aprovechar los medios que son accesibles para todos, y seguirá siendo un verdadero desafío. Pero podemos trabajar juntos para comprender cuál uso de medios es saludable y promueve el desarrollo sólido, y cuál es perjudicial.

  • Was this article helpful ?
  • YesNo
Thanks for visiting the Clay Center. We are entirely funded by visitors like you. We receive no financial support from Massachusetts General Hospital or Harvard Medical School. Your support of our work helps us to continue to produce content on mental health topics that support the emotional well-being of young people everywhere.

Share on Social Media

Gene Beresin

Gene Beresin, Executive Director

Gene Beresin, M.D. is executive director of The MGH Clay Center for Young Healthy Minds, and a staff child and adolescent psychiatrist at Massachusetts General Hospital. He is also a ...

To learn more about Gene, or to contact him directly, please see Our Team.