Cómo ayudar a los jóvenes a sobrellevar el dolor y la pérdida durante COVID-19 | MGH Clay Center for Young Healthy Minds

Cómo ayudar a los jóvenes a sobrellevar el dolor y la pérdida durante COVID-19

By

Posted in: Parenting Concerns, Stress

Topics: Coronavirus + Family Mental Health, En Español, Stress

La nueva pandemia de coronavirus ha planteado una nueva forma de vida para todos nosotros. Más allá de las preocupaciones sobre el contagio, la prevención o la desaceleración de su propagación, y los temores de enfermedad y acceso a la atención médica, una cosa está clara. Todos enfrentamos dolor y pérdida. La mayor pérdida es la trágica muerte de un padre, abuelo, pariente o amigo cercano de la familia. Y hay otras pérdidas: tanto niños como adultos comparten las pérdidas de la escuela o el trabajo, la rutina, ver a amigos y familiares, faltar a eventos especiales como cumpleaños, deportes, conciertos, graduaciones y otras celebraciones.

Impacto de la pérdida de un ser querido

La muerte de un padre o miembro de la familia es increíblemente desafiante para niños y adolescentes. Todos los niños y adultos pueden mostrar signos de dolor, no muy diferente de la depresión clínica. Puede haber cambios significante en el estado de ánimo (tristeza, irritabilidad, ira), sueño, concentración, energía y motivación, apetito y una pérdida de interés en los amigos y las actividades habituales y agradables.

Los niños más pequeños pueden retroceder y volverse pegajosos y exigentes, a menudo temiendo la separación. Pueden tener quejas físicas como dolores de cabeza y dolores de estómago. Los niños más pequeños a menudo no pueden apreciar las diferencias entre causa y efecto, o realidad y fantasía. Una consecuencia de esto es el potencial de culparse por la muerte. Se les puede decir que un “virus” fue la causa de la muerte, pero aún pueden sentir que hicieron algo para causarlo. Este sentimiento puede reforzarse si escuchan en las noticias cómo se transmite la enfermedad de persona a persona.

Es posible que los adolescentes, que son más maduros en sus pensamientos y emociones, no se culpen a sí mismos, sino que sientan una tremenda culpa por las cosas que dijeron o hicieron al familiar que ahora se ha ido. Pueden sentirse distantes de la promesa de lo que les depara el futuro. Su experiencia de la pérdida puede interferir en este importante período de desarrollo para construir autonomía e independencia de la familia. A la luz de estos factores, los adolescentes pueden volverse más irritables, discutidores o retraídos.

Lo que hace que una muerte durante la pandemia de coronavirus sea más problemática es que las familias a menudo están aisladas. Además, si un miembro de la familia se enferma lo suficiente como para requerir hospitalización, la mayoría de las instalaciones solo permiten un visitante. En circunstancias típicas, las familias pueden reunirse en torno a un pariente moribundo para expresar su amor, despedirse y estar juntos para recibir apoyo incondicional. Esta pandemia obstruye la importante reunión de seres queridos como parte del proceso de duelo.

Impacto de la pérdida de las expectativas de vida

Más allá de la pérdida por muerte, hay otras pérdidas para niños y adolescentes. El aislamiento social es quizás la mayor pérdida, y aunque muchos se reúnen en línea a través de Google Classroom, Zoom u otras plataformas de video chat, no es lo mismo que pasar tiempo con sus pares o familiares cara a cara. El cierre de las escuelas no solo dificulta el aprendizaje, sino que obstruye las actividades normales, como jugar en el recreo para los niños más pequeños o participar en deportes, juegos escolares y clubes. Se pierden fiestas, conciertos o simplemente pasar el rato en casa de amigos. Todas estas actividades son críticas para el bienestar social y emocional, y perderlas puede hacer que los niños se sientan deprimidos, ansiosos o preocupados por un futuro incierto.

En este momento, nadie sabe cuándo o cómo terminará esta situación. Esto puede conducir al dolor anticipatorio. Vivir en una situación impredecible puede provocar ansiedad por enfermarse, por las preocupaciones de los padres o abuelos por enfermarse, o por posibles pérdidas futuras como la graduación, los trabajos de verano, ir a la universidad y más. Cuando los niños experimentan dolor anticipado, pueden estar nerviosos sin entender por qué, sentirse emocionalmente fuera de control, esperar el peor de los casos o retirarse de los demás.

Consejos para lidiar con el dolor y la pérdida

Los jóvenes pueden estar en un mejor lugar para lidiar con el dolor y la pérdida si los padres pueden apoyarlos en una de las seis formas enumeradas a continuación.

  1. Mantente conectado

Es importante que los niños encuentren formas de mantenerse en contacto unos con otros e interactuar socialmente. Esto puede hacerse a través de los medios digitales, y aunque generalmente tratamos de limitar el tiempo de pantalla, los padres deben optar por aflojar las reglas normales. Conectarse con familiares y parientes también es importante. Los sentimientos de soledad se pueden combatir con un contacto regular con amigos y seres queridos. A menudo es un buen momento para que las familias jueguen, vean una serie de televisión o participen en artes y manualidades, cosas que se pueden hacer juntas, pero que ofrecen una actividad en la que centrarse.

  1. Encuentra formas de expresión personal e inmersión en las artes

Las artes creativas son muy útiles para ayudar a los niños a sobrellevar la pérdida. La autoexpresión a través del diario, el dibujo o la pintura, la reproducción de música, la escritura de poesía, el baile o cualquier otra forma artística de autoexpresión nos ayudan a lidiar con la pérdida. También es útil escuchar música, ver películas y series de televisión, o leer para distraerse de la ansiedad actual y participar en una diversión emocionalmente cautivadora.

  1. Practica el autocuidado

Tanto para adultos como para niños, tratar de dormir lo suficiente, hacer ejercicio, practicar yoga y meditar son formas maravillosas de mantener la calma, contener y calmar las emociones dolorosas. Hay muchos recursos en línea y mucho tiempo durante este período de aislamiento y días escolares limitados para que los jóvenes aprendan nuevas formas de cuidarse. Hacer algunas de estas actividades en familia no solo promueve el bienestar del individuo sino que nos conecta de maneras poderosas.

  1. Modificar pensamientos problemáticos

En tiempos de estrés, es típico que nuestros pensamientos se exageren o incluso se distorsionen. En el otro extremo del espectro está el pensamiento “catastrófico”, pensamientos centrados en eventos morbosos o terroríficos. Tal pensamiento tiene una profunda influencia negativa en nuestras emociones y puede conducir a una ansiedad o depresión significativa. La terapia cognitiva conductual (TCC) ha sido extremadamente útil para reformular los pensamientos negativos poderosos a los que son más positivos y realistas. Aquí hay un buen ejemplo: cuando el huracán Katrina golpeó Nueva Orleans, miles quedaron sin hogar y perdieron casi todo. Era natural que una persona joven pensara: “Este es el fin del mundo. Mi vida está arruinada.” Con la TCC, un cuidador puede ayudar a un joven a reconstruir el pensamiento: “Es una situación terrible, y no podemos cambiar lo que sucedió”. Pero nos tenemos el uno al otro, encontramos a nuestro perrito y nos las arreglaremos ”. La TCC nunca implica negar lo que es verdad. Sin embargo, puede ayudar a convertir el pensamiento exagerado en algo más realista y positivo. Esto puede reducir la intensidad de las emociones negativas y el pensamiento.

También hay otras formas de cambiar el pensamiento y los sentimientos exagerados: a través de la meditación consciente, podemos aprender a enfocarnos en una imagen pacífica, un lugar donde nos sentimos seguros y relajados, y aprender a calmar los pensamientos desastrosos y los sentimientos abrumadores de ansiedad o depresión.

  1. Tener conversaciones con regularidad

Los padres deben consultar rutinaria y abiertamente con sus hijos sobre sus emociones, pensamientos, preguntas y comportamiento. No asuman que aumentará la ansiedad de su hijo al hablar sobre la pandemia. Las conversaciones con regularidad no solo son valiosas para disminuir las emociones negativas, sino que también los ayudan a ustedes como padres a saber con qué está luchando su hijo. Hagan preguntas con curiosidad y compasión, y cuando su hijo responda, aprovechen la oportunidad para validar sus sentimientos, eviten juzgar lo que podrían no entender y continúen haciendo preguntas a sus hijos con curiosidad y compasión.

  1. Desarrolle un horario diario

Este tiempo de aislamiento y agitación de nuestras rutinas diarias no solo es perjudicial, sino que genera aburrimiento, frustración y puede descarrilar nuestros pensamientos y emociones. Los niños prosperan en la estructura. Haga su mejor esfuerzo para crear horarios diarios con horarios específicos para comer, hacer el trabajo escolar, hacer ejercicio o meditar, permitir la socialización a distancia y tener tiempo libre no estructurado. Los horarios, necesariamente, variarán de un hogar a otro: sea realista y creativo sobre lo que sea lo más adecuado para su familia. Pero es importante para el bienestar de todos acordar un horario diario que los mantenga a todos ocupados, productivos y comprometidos.

Transformando el dolor y la pérdida en positividad

Nadie puede eliminar el hecho de que la muerte o la pérdida de actividades agradables son difíciles de soportar, especialmente para niños y adolescentes. Sin embargo, recuerde el dicho, “de las cenizas surge el Fénix”. Muchos niños no sabrán lo que esto significa, ni que proviene del folklore egipcio y griego. ¡Quizás explorar esto con ellos sea interesante!

Situaciones terribles como la pandemia de coronavirus pueden ser útiles para que los padres enseñen a los jóvenes sobre psicología positiva. Los padres podrían preguntar: “¿Qué puedes aprender de esta situación extraordinaria y salir aún más fuerte del otro lado?”

  1. Podemos apreciar lo que damos por hecho

Se necesita una situación como esta para recordarles a nuestros hijos lo afortunados que somos de tener tiempo con amigos y familiares. Digales que los ama. Escríbales o mándeles por mensaje de texto palabras de agradecimiento y esperanza. Y luego, trate de no olvidar lo que significan para usted después de que superemos esta situación.

  1. Podemos reconozer lo vital es el apoyo: estamos todos juntos en esto

Los padres deben recordarles a los jóvenes que todos estamos juntos en esto. Muchos niños se sienten aburridos, aislados o ansiosos; muchos padres luchan por equilibrar la educación en el hogar y el cuidado de los niños, al tiempo que mantienen a la familia con trabajo remoto o si son personal esencial, saliendo como socorristas de emergencias y otras funciones importantes. Muchos están abrumados por usar tanto Zoom, y otros se sienten frustrados de vivir aislados y con incertidumbre. En resumen, aunque cada familia tendrá diferentes luchas, todos sentimos la pérdida de la vida tal como era antes de COVID-19.

Puede ser útil compartir sus cuentos, historias y sentimientos durante esta crisis con sus hijos. Sus narraciones pueden validar su experiencia, especialmente cuando los jóvenes se sienten solos o indefensos. Pero, también tenga cuidado de no minimizar su experiencia y sentimientos actuales. Lo que está sucediendo en este momento es realmente difícil, y va a ser difícil por un tiempo. Puede apoyarles esforzándose para entender su punto de vista.

Si tiene un familiar o amigo que está luchando o ha perdido a un ser querido, comuníquese con sus hijos. Conecte con ellos. Juntos, podrían enviar una carta digital casera o un video de YouTube con una canción o un poema. El apoyo social es un regalo maravilloso y una lección de por vida para sus hijos.

Para los padres que se sienten aislados, también hay una serie de grupos de apoyo para padres en línea para reunirse con otros padres que pasan por situaciones similares.

  1. Podemos hacer una contribución

Anime a sus hijos a participar. Si bien los niños no están en condiciones de hacer una contribución financiera para aquellos que luchan por poner el pan sobre la mesa, pueden ofrecer mucho a las comunidades necesitadas. Conectarse en línea y compartir inquietudes, escribir mensajes de esperanza, crear obras de arte o poesía, o la música pueden ser edificantes de muchas maneras. Esto fue cierto después de la tragedia del 11 de septiembre, en otros actos terroristas y en desastres naturales como Katrina. Algunos niños pueden dar a otros de manera segura ofreciendo tutoría voluntaria o enseñando un oficio como dibujar, pintar, tocar un instrumento o tejer.

Aquí está una de nuestras historias favoritas, enviada recientemente al Clay Center. Es una historia de pérdida, resistencia y esperanza durante la pandemia:

“Han pasado 4 semanas en casa. El estudiante universitario de primer año tuvo 4 días para mudarse y regresar a casa de una universidad fuera del estado, y el estudiante de quinto grado tuvo que adaptarse al aprendizaje en línea. Lo tomamos día a día. Les recuerdo su resistencia y buen carácter que les ayudan cada día, y hablamos mucho sobre los valores de nuestra familia durante la cena para ayudar a anclarse en cosas más pequeñas. Todos los domingos tenemos un poema compartido sobre un tema aleatorio que selecciona uno de los padres, seguido de karaoke para que podamos terminar la semana con humor. Curiosamente, todavía no nos hemos perdido un domingo “.

– Sonja, madre de un estudiante universitario de primer año y estudiante de quinto grado.

Todos necesitamos saber que no estamos solos. Y debemos recordar que podemos gestionar esto.

  • Was this article helpful ?
  • YesNo
Thanks for visiting the Clay Center. We are entirely funded by visitors like you. We receive no financial support from Massachusetts General Hospital or Harvard Medical School. Your support of our work helps us to continue to produce content on mental health topics that support the emotional well-being of young people everywhere.

Share on Social Media

Gene Beresin

Gene Beresin, Executive Director

Gene Beresin, M.D. is executive director of The MGH Clay Center for Young Healthy Minds, and a staff child and adolescent psychiatrist at Massachusetts General Hospital. He is also a ...

To learn more about Gene, or to contact him directly, please see Our Team.