¿Qué sucede si mi hijo tiene un trastorno obsesivo compulsivo (TOC)? - Clay Center for Young Healthy Minds

¿Qué sucede si mi hijo tiene un trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

By

Posted in: Grade School, You & Your Family

Topics: Anxiety, En Español, Mental Illness + Psychiatric Disorders

Al escribir este artículo, revisé mi computadora tres veces hoy para asegurarme de haberlo guardado.

También verifiqué dos veces que la cita con el veterinario de mi perro está programada, y cada vez que estoy en un avión, pronuncio una pequeña oración a cualquier deidad que esté escuchando para que las ocho toneladas de acero en las que estoy sentado realmente salgan volando.

¿Pero es esto un problema? ¿Mi deseo de verificar que guardé mi trabajo en mi computadora interfiere con mi trabajo real? Si me olvido de decir mi oración mientras el avión acelera para despegar, ¿me siento mal durante todo el vuelo?

En otras palabras, ¿estos comportamientos interfieren con mi nivel de funcionamiento diario?

Bueno no. Tiene sentido revisar la computadora varias veces. Sé que el avión probablemente estará bien si estoy atendiendo a mis hijas en lugar de decir mi pequeña oración.

En otras palabras, no cumplo con los criterios del trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Mucha gente hace el tipo de cosas que mencioné anteriormente, pero eso no es lo mismo que tener que hacerlas. Es decir, no poder evitar, por ejemplo, lavarse cada dedo de la mano 235 veces antes de poder terminar la ducha. Esa persona tendrá los dedos en carne viva y llegará tarde o faltará constantemente al trabajo. Además, esa persona sabrá lo extraño que es el comportamiento. No es psicótico. De hecho, si le pregunta al respecto, dirá: “Lo sé, es una locura, doctor… pero no puedo parar”.

Uno pensaría que un diagnóstico de TOC se reconocería fácilmente. Pero piensa en la vergüenza que implica seguir un ritual ilógico que te sientes incapaz de detener. Para los niños, notar la aparición de estos comportamientos no es fácil. Para los niños pequeños, la extrañeza del comportamiento puede enredarse con el pensamiento mágico normal característico de los niños pequeños. En este caso, el niño pequeño sabe que lo que está haciendo no está del todo bien, pero no puede llegar a decir que no tiene sentido.

Considere a Malcolm:

Malcolm es un niño de 9 años que no puede quedarse quieto en su escritorio en la escuela. Sabemos que muchos niños de 9 años se inquietan, pero Malcolm es bastante disruptivo. Se levanta, mira por la ventana, se vuelve a sentar y, cinco minutos después, se levanta de nuevo. A veces se mueve inquieto por el salón de clases y sus padres notan que lo castigan constantemente por no quedarse quieto. 

Su pediatra piensa muy apropiadamente que esto podría ser un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Es un día ajetreado para el pediatra; ella lo ve rápidamente (ha visto muchos TDAH) y le receta medicamentos para el TDAH.

 

Pero Malcolm inevitablemente empeora, se toca los dedos y continúa levantándose de su escritorio repetidamente. Retrospectivamente, parece un poco extraño que nadie le haya preguntado por qué sigue yendo a la ventana. Pero se parece tanto al TDAH que a la gente no se le ocurre preguntar. Finalmente, el pediatra se detiene y simplemente pregunta: “Malcolm, ¿por qué te levantas tan seguido en clase?”.

Malcolm empieza a llorar. Señala que el verano anterior había estado con su familia visitando a parientes en el este de Texas. Hubo un tornado en las inmediaciones y, aunque en realidad no vio el tornado, se transmitió en la televisión del motel. Después de eso, no pudo deshacerse de la idea de que si no revisaba constantemente la ventana, se perdería una tormenta que se acercaba. Sí, le dice Malcolm a su médico, él sabe que tenemos sistemas de alerta de tornados. Y también está de acuerdo en que los tornados son raros aquí en Massachusetts. 

Pero aun así, no puede dejar de mirar. Y mirar una vez hace que quiera mirar de nuevo, y antes de que se dé cuenta, ha pasado todo el día. Se siente avergonzado, frustrado e impotente ante sus continuos desafíos y comportamiento. 

Esta es la prisión del TOC. Sabes que es una prisión, pero no puedes encontrar la llave. Entonces te sientes atascado, frustrado, asustado y avergonzado. Es muy diferente a revisar la computadora varias veces para ver si guardé mi trabajo.

El TOC es un síndrome neuropsiquiátrico que se caracteriza por obsesiones (pensamientos intrusivos), compulsiones (acciones rituales o ejercicios mentales), o ambos. Afecta aproximadamente al 1-3 % de los niños durante su infancia, y algunos argumentan que, en un momento dado, aproximadamente 1 de cada 1000 niños padecen de TOC. Aunque no es el tema de esta publicación, hay algunos estudios que relacionan el TOC con la contracción de la bacteria estreptococo, o incluso con infecciones virales.

El tratamiento del TOC requiere una historia clínica y un examen exhaustivos, una evaluación de los antecedentes familiares (el TOC tiende a ser hereditario) y, por lo general, una derivación a un psiquiatra infantil o un neurólogo infantil. La Terapia Cognitivo Conductual es la psicoterapia de elección. Este tipo de terapia les enseña a los niños un enfoque para ayudarlos a detener sus pensamientos obsesivos.

Los medicamentos también han demostrado ser muy útiles. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son tratamientos efectivos. Medicamentos como paroxetina, fluoxetina, fluvox.

Estas son las buenas noticias: el TOC mejora. No siempre desaparece por completo, pero se vuelve tolerable con el tratamiento. Por lo general, la terapia combinada con un ISRS y la terapia conductual cognitiva es el mejor enfoque. Sin embargo, se necesita un seguimiento clínico frecuente para observar y tratar los síntomas crecientes y menguantes.

Share on Social Media

Was this post helpful?

Steven Schlozman, MD

Steven Schlozman, MD

Steven Schlozman, MD, is an assistant professor of psychiatry at Harvard Medical School (HMS), course director of the psychopathology class for the MIT-HMS Program in Health, Sciences and Technology, and former co-director of the Clay Center for Youn...

To read full bio click here.